Home » » Orgullo Xalapeño

Orgullo Xalapeño

Crónicas urgentes

Claudia Constantino

            Últimamente la Plaza Ánimas de Xalapa ha dado mucho de qué hablar. Hace un par de días, la tromba que cayó en la ciudad inundó el estacionamiento de este centro comercial, y ni soñar que los propietarios de los vehículos estacionados ahí, recibieran tan siquiera una disculpa. Todos recordaremos que los usuarios se han negado a pagar la admisión a ese espacio y por tanto, no hay garantía alguna durante su estancia. Todo les puede pasar, hasta que los abduzcan los extraterrestres, sin consecuencias para nadie. Todo por no pagar.
            Justo ahí, donde en 2013 se construyó el colector pluvial “Murillo Vidal”, con una inversión superior a los 30 millones de pesos y que desahogaría más de 15 millones de litros diarios de aguas residuales a través de 4 kilómetros de tubería, volvió a correr el río y poco faltó para que se llevara con todo y camioneta a una pareja de ancianos, a los que elementos de la policía rescataron, tras bajar un poco la corriente.
            En pocos minutos de lluvia torrencial, se formó un caudaloso río que desembocó en el estacionamiento de Plaza Ánimas conformando un lago natural, con buen número de vehículos dentro, de clientes del centro comercial.  Sólo faltaron las trajineras.
            Apenas y se vieron algunos elementos de seguridad privada, de los que tiene contratada la Plaza, pasando reporte a través de sus radios. Muchos curiosos, tomaron imágenes con sus celulares pensando en mandar a los medios electrónicos de comunicación, la primicia; con eso de que ya cualquiera con un buen smart phone ya se siente reportero.  No pocos se entretuvieron en eso, en vez de auxiliar a los ancianos atrapados en el vehículo a medio río. Empleados de la Plaza, incluidos.
            Dos días más tarde, tan sólo la mañana de ayer, un hombre pasado de peso y del medio siglo, sufrió un conato de infarto y ante la alarma de su hijo que lo acompañaba, los mismos elementos de seguridad privada, a cuyo cargo pareciera estar la Plaza Ánimas, intercambiaban impresiones por radio, se veían unos a otros en torno al hombre en apuros, y le pasaron alcohol y unos algodones a quienes trataban de asistir al hombre en desgracia.
            Varios minutos más tarde, clientes de la plaza comercial llamaban a las ambulancias y seguían consejos vistos en algún tutorial de YouTube o anuncio de prevenimss sobre qué hacer en estos casos. Ni un paramédicos, médico o enfermera que pudiera dar reales primeros auxilios al hombre en apuros.  Los elementos de la empresa de seguridad Alfiles, evidentemente no están entrenados en primeros auxilios y mucho menos tienen un protocolo de seguridad claro que seguir en las emergencias. Eso ha quedado demostrado en los dos últimos días.
            Por su parte, los administradores de la Plaza Ánimas, brillando por su ausencia, mientras  la banda de acceso del estacionamiento a la planta principal lleva meses fuera de servicio y las condiciones de seguridad e higiene del lugar dejan mucho que desear. Lo que llama la atención es que no hay un solo local desocupado y la afluencia de personas es copiosa a diario, pues aquí se ubican oficinas de gobierno municipal y estatal, donde se hacen trámites y se pagan servicios.
            Las preguntas obligadas:
¿La autoridad encargada de regular a estos comercios no sirve para nada?
¿Tampoco Protección Civil?
¿Será que los dueños de este Centro Comercial, orgullo Xalapeño, son intocables?
¿Todas las anteriores?

Cualquier comentario para esta columna que casi se ahoga en la Plaza Ánimas a:
Twitter: @AERODITA

            
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com