Home » » La triste historia del Rey David Velázquez alcalde de Río Blanco....

La triste historia del Rey David Velázquez alcalde de Río Blanco....

La triste historia del Rey David Velázquez alcalde  de Río Blanco y la bruja Renata Patlán Gómez 

Río Blanco, Ver.- El Rey David Velázquez alcalde de Río Blanco a 3 meses de gobierno había enfermado. Todos los médicos de la corte entre ellos “Zorrillo” poblano fueron llamados para curar al monarca pero nadie había podido diagnosticar su mal. Pese a todos los cuidados, el buen rey empeoraba.
Una mañana, mientras los sirvientes aireaban la habitación donde el rey yacía dormido, uno de ellos le dijo al otro con tristeza:
-Morirá…
En el cuarto estaba Sir “Zorrillo”, el más heroico y apuesto de los caballeros de la mesa redonda y el compañero de las grandes ludes de David.
“Zorri” escuchó el comentario del sirviente y se puso de pie como un rayo, tomó al sirviente de las ropas y le gritó:
-Jamás vuelvas a repetir esa palabra, ¿entiendes? El rey vivirá, el rey se recuperará… solo necesitamos encontrar al médico que conozca su mal, ¿oíste?
El sirviente, temblando, se animó a contestar:
-Lo que pasa, Sir, es que David no está enfermo, está embrujado.
-¿Por qué dices eso, maldición? Preguntó “Zorrillo” poblano.
-Tengo mucho años, mi señor, y he visto decenas de hombres y mujeres en esa situación, solamente uno de ellos ha sobrevivido.
-Eso quiere decir que existe una posibilidad… Dime cómo lo hizo ése, el que escapó de la muerte.
-Se trata  de conseguir una bruja la más poderosa aquella que realizó el conjuro; si eso no se hace, el hechizado muere.
-Debe haber en el reino una hechicera poderosa- Dijo “Zorrillo” –pero si no está en el reino lo iré a buscar del otro lado del mar y lo traeré.
Y así buscaron a Renata Patlán Gómez la bruja más poderosa que podía curar de males de amor a David, el alcalde de Río Blanco.
La fama de la bruja era realmente siniestra. Se sabía que era capaz de transformar en su esclavo al más bravo guerrero con solo mirarlo a los ojos; se decía que con solo tocarla se le helaba a uno la sangre en las venas; se contaba que hervía a la gente en aceite para comerse su corazón.
Pero David era el mejor amigo que “Zorrillo” tenía en su vida, había batallado a su lado cientos de veces, había escuchado sus penas más banales y las más profundas. No había riesgo que él no corriera por salvar a su soberano, a su amigo y a la mejor persona que había conocido.
“Zorri” poblano calzó su armadura y montando su caballo se dirigió a la montaña Negra donde estaba la cueva de la bruja.
Apenas cruzó el río, noto que el cielo comenzaba a oscurecerse. Nubes opacas y densas perecían ancladas al pie de la montaña. Al llegar a la cueva, la noche parecía haber caído en pleno día.
“Zorrillo” desmontó y caminó hasta el agujero en la piedra. Verdaderamente, el frío sobrenatural que salía de la gruta y el olor fétido que emanaba el interior lo obligaron a replantearse empresa, pero el caballero resistió y siguió avanzando por el piso encharcado y el lúgubre túnel. De vez en cuando, el aleteo de un murciélago lo llevaba a cubrirse instintivamente la cara.

A quince minutos de marcha, el túnel se abría en una enorme caverna impregnada de un olor acre y de una luz amarillenta generada por cientos de velas encendidas. En el centro, revolviendo una olla humeante, estaba la bruja.

Era una típica bruja de cuento, tal y como se la había descrito su abuela en aquellas historias de terror que le contaba en su infancia para dormir y que lo despertaban fantaseando la lucha contra el mal que emprendería cuando tuviera edad para ser caballero de la corte.

Allí estaba, encorvada, vestida de negro, con las manos alargadas y huesudas terminadas en longuísimas uñas que parecían garras, los ojos pequeños, la nariz ganchuda, el mentón prominente y la actitud que encarnaba el espanto.

Apenas “Zorri” entró, sin siquiera mirarlo la bruja le gritó:

-¡Vete antes de que te convierta en un sapo en algo peor!

-Es que he venido a buscarte -necesito ayuda para mi amigo que está muy enfermo.

-Je… je… je…- rio la bruja-. El rey esta  embrujado y a pesar de que no he sido yo quien ha hecho el conjuro, nada hay que pueda hacer para evitar su muerte.

-Pero tú… tú eres más poderosa que quien hizo el conjuro. Tú podrías salvarlo- argumentó Zorri.

-¿Por qué haría yo tal cosa?- pregunto la bruja recordando con resentimiento el desprecio del rey.

-Por lo que pidas- dijo -me ocuparé personalmente de que se te pague el precio que exijas.

La bruja lo miró de reojo y anunció:

 -El precio es este: si curo al rey y solamente si lo curo…

-Lo que pidas…- dijo “Zorrillo”.

-¡Quiero que se case conmigo!

-Sea- dijo el caballero, -si curas a David se casará contigo, te doy mi palabra. Pero por favor, apúrate, temo llegar al castillo y que sea tarde para salvarlo.

En silencio, la bruja tomó una maleta, puso unos cuantos polvos y brebajes en su interior, recogió una bolsa de cuero llena de extraños ingredientes y se dirigió al exterior, seguida por “Zorrillo”.

Llegaron y postrado en la cama el alcalde de Río Blanco dejó que la bruja le diera sus brebajes.

A la mañana siguiente, por primera vez en muchos días, el rey despertó.

-¡Comida!- gritó.  –Quiero comer…Tengo mucha hambre-.

-Buenos días, majestad- saludó “Zorrillo” con una sonrisa, mientras sonar la campanilla para llamar a la servidumbre.

-Mi querido amigo- dijo el rey, -siento tanta hambre como si no hubiera comido en semanas-.

Repuesto David de inmediato nombró a Renata Administradora General del Palacio. El tiempo pasó y cumplió su palabra el rey y se casó con la bruja Renata. Hoy es presidenta del DIF Municipal. Y vivieron muy felices.
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. El Blog de Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com