Las fintas

Crónicas urgentes

Las fintas

Claudia Constantino

         La Plaza Regina o Plaza Lerdo de Xalapa el viernes lució abarrotada en las múltiples fotografías que circularon por las redes y los medios, especialmente los electrónicos. Esta concentración en apoyo a la Universidad Veracruzana debió despertar la envidia de todos esos políticos que en la historia reciente han intentado llenarla (acarreados incluidos) y se han quedado con las ganas. Y lo mejor de la historia es que ni siquiera hubo la convocatoria de la rectora Sara Ladrón de Guevara; al contrario, salió apresuradamente a aclarar que “la rectoría no está convocando a la marcha”.
            Es muy conveniente para la Rectora, que otros sean quienes ejerzan presión sobre el gobernador, y seguir manteniendo su tibio estilo de “exigir” que los primeros pagos prometidos a la máxima casa de estudios al fin lleguen. Ayer, tras la multicitada marcha en defensa de la UV, de nueva cuenta hizo público un oficio en el que le recuerda, al gobernador de las finanzas trasparentes, su compromiso de pago con fechas que otra vez no se cumplieron.
            También ha citado, ahora sí, al Consejo Universitario; ya ven que la pone mal tener que liderar nada. En cambio tomar decisiones consensuadas y compartidas parece que sí le permite dormir tranquila. La comunidad universitaria por su parte prepara ya la próxima marcha. Está de lujo que la rectora pueda mantenerse en la diplomacia absoluta, mientras otros le hacen el trabajo sucio.
            Por su parte, el deudor principal de la Universidad Veracruzana, que pasa por la sequía económica más larga de que se tenga memoria, salió ayer mismo a aclarar: “dejaré la administración mejor de como la encontré”, y se vanaglorió de que ninguna de las denuncias interpuestas contra su administración ha prosperado. Se promovió como un mandatario honesto, y algunos medios, incluso nacionales, señalaban que los golpes mediáticos en su contra sólo son estratagemas electoreras.
            Sin embargo, varios son los asuntos que deberá resolver para avalar sus palabras: le tendrá que comenzar a pagar algo a la universidad y también deberá solventar las observaciones de la Auditoria Superior de la Federación (ASF) para demostrar que el auditor Juan Manuel Portal sólo le tiene mala voluntad, pero no tiene razón en señalarlo; lo mismo que el presidente nacional de su partido, Manlio Fabio Beltrones. Cuando el gobernador dice que tiene “las manos limpias y la frente en alto” debería explicar cómo, porque resulta que ni sus correligionarios tienen idea.
            Mucho está por verse en los próximos días: al gobernador Javier Duarte parece habérsele olvidado que ya no goza de la simpatía de los veracruzanos y que tampoco tiene dinero para hacer una gran campaña de medios que posicione la imagen que ahora quiere vender de eficiente administrador, y lo que sí tiene son muchos asuntos financieros urgentes por resolver, y por si fuera poco hay muchos interesados en impedir que se le olviden o siga postergándolos.
            Del dicho al hecho, veremos qué tan grande es el trecho. Lo cierto es que una rueda de prensa no basta para dar las respuestas que se le exigen al gobierno de Veracruz. Los resultados siguen estando ahí y la realidad también, sin importar las fantasías y los discursos vacuos. Es una pena que la rectora Sara Ladrón de Guevara, a pesar de conocer todas estas circunstancias, insista en seguir con sus fintas y se niegue a defender a la UV, como a tantos les gustaría verla. Pudo pasar a la historia de la mejor manera, y sin embargo optó por sólo pasar.

Cualquier comentario para esta columna que busca contrapesos a:

Twitter: @aerodita
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com