Home » » PENDULO POLÍTICO

PENDULO POLÍTICO

"Todo lo racional es real y todo lo real es racional". Hegel. Si, la política es una forma de gobierno a través de la democracia  que permite la representación al poder público ,los instrumentos democráticos representados por instituciones de interés público , como los partidos político  y los órganos de organización ,como el INE , encargado de establecer los mecanismos de recepción del sufragio ciudadano, esto es , que cada 3 0 6 años permite empoderar a la voluntad ciudadana para elegir a todos aquellos que nos representaran  en los municipios , los estados y el país .
 Un político como AMLO, hombre que a través de su peregrinar  en la búsqueda de la presidencia en el 2006 y 2012, y posible 2018 ,le permita a este pensamiento Moista , un cambio de gobernar y vincular a la población , a los dos ejes rectores de nuestros  estado mexicano ,y el cáncer de la desigualdad social y esta no puede ser traducida con justicia social  para la población , en una mejor calidad de vida y de bienestar , mientras no se rompan estos , el pueblo mexicano continuara  con pobreza y la falta de educación a grandes segmentos vulnerables , estos como instrumento de control del poder . la percepción ciudadana traducida en la falta de motivadores de participación y se traduce en un lacerante abstencionismo del 47 al 51 % en las elecciones. si tenemos una lista nominal de más de 85 millones de lectores, de los cuales los grandes segmentos de los jóvenes de las edades de 18 a 25 y de 26 a 35, no participan y representan entre el 40% de la lista nominal.
El estilo político en su personalidad y comunicación corporal en el siglo XXI, es muy importante como instrumento de motivación e inducción. El líder no se convierte en líder si los ciudadanos no lo perciben como tal y en este proceso de percepción, las estrategias y recursos comunicativos y simbólicos desempeñan un papel central.
Las estrategias y recursos comunicativos le sirven a un político para posicionar su figura en el espacio público y en los medios de comunicación, fijar la agenda de temas, concitar apoyos, aumentar su popularidad, generar credibilidad y confianza, incrementar su nivel de conocimiento y de visibilidad entre la población, construir y difundir un branding emocional y funcional de su figura, reclutar seguidores, mantener a sus seguidores y motivarlos, difundir su visión, etc.
Las estrategias y recursos comunicativos son parte constitutiva de los procesos de persuasión e influencia y por eso, son un elemento al que un político debe prestar especial atención si quiere ser percibido como un líder.
El líder político busca intervenir e influenciar en el modo en que las sociedades, los grupos, las personas, se perciben a sí mismas y a los demás y la comunicación en todas sus manifestaciones –verbal, no verbal, cara a cara, mediatizada, alternativa, tradicional, vía nuevas tecnologías, etc. – constituye una herramienta muy eficaz para alcanzar este objetivo. En definitiva, y como tan
La presencia en un político de un conjunto de atributos que los ciudadanos valoran muy negativamente no puede ser totalmente transformada por una estrategia de comunicación. Las estrategias comunicativas y simbólicas que un político que aspira a ser líder implementa, se enfrentan a las tácticas y mediaciones (Barbero, 1997) de un receptor que hace tiempo dejó de ser pasivo.  Por tanto, la percepción de liderazgo que finalmente se forme el individuo, no será una respuesta mecánica a los mensajes difundidos, sino que será el resultado del Inter juego entre emisores, receptores y contexto.
Como la mayoría de los ciudadanos no tienen posibilidades de contacto e interacción fluida, permanente y personal con el político, la intermediación de los medios de comunicación social se torna trascendente para que se lleve a cabo el proceso de percepción de liderazgo. La invitación persuasiva que un líder le efectúa a sus potenciales seguidores, llega muchas veces a través de una comunicación mediatizada.
 Los medios de comunicación en general, pero la televisión en particular, han reemplazado la lógica de la política por la lógica de los medios.
Un político que aspira a posicionarse ha de ser consciente que se dirige a ciudadanos, pero también a audiencias, entendidas como consumidoras de productos mediáticos.  Para fundar y mantener su liderazgo, los políticos necesitan dominar el escenario público, persuadir con la palabra y con la imagen, necesitan, en definitiva “aparecer en escena” para reforzar los atributos que lo convierten en una marca, para conquistar el código (Reguillo, 1998) o para instituir las gramáticas de las formas de la vida (Habermas, 1998).
La televisión es el medio más eficaz para difundir los ritos políticos puesto que ella como ningún otro medio, es capaz de llegar a grandes audiencias, condensando en palabras, sonidos e imágenes la carga emotiva y simbólica de los eventos políticos.
La primacía de la televisión, no implica desatender ni a la prensa escrita cuyo nivel de credibilidad es bastante más alto que el de la televisión, ni a la radio, medio que cuenta con una presencia activa en la vida cotidiana de muchos ciudadanos.
Los medios de comunicación poseen capacidad para establecer la agenda de temas del debate público y para definir una serie de pautas (marcos) con las que promueven una determinada interpretación de los hechos sobre los que informan. Asimismo, el framing (encuadre) que los medios realizan de la figura de los políticos, es una “invitación persuasiva” para definirlos a ellos y a su estilo de liderazgo de un modo en particular.
 Los esquemas cognitivos que difunden influyen en el clima de opinión y contribuyen a delinear la imagen que los públicos se hacen de los políticos.
 Los medios pueden repercutir de manera negativa en las aspiraciones de un político de convertirse en líder, ya que los esquemas interpretativos difundidos (framing) pueden promover una percepción alejada de la imagen de liderazgo que se intenta cimentar.
POR EJEMPLO; las acciones conjuntas de fragmentar al puntero en voto de intención y a su gran peregrinar político con la ciudadanía, AMLO, le verán sus acciones de intolerancia, de no dejarse escuchar ante su comportamiento a la defensa y verdades a medias.
Los medios masivos son un elemento importante pero no son omnipotentes. El proceso de producción de sentido sobre el que se funda el liderazgo es multidimensional. Lula llegó a la presidencia con todo el sistema de medios en su contra y Bachelet consiguió altos niveles de aprobación a pesar de la oposición de los medios.
¿puede un político transformarse en un líder triunfador mediante la puesta en marcha de una serie de estrategias orientadas a tal fin? Las habilidades y cualidades que un político con aspiraciones de líder debiera tener y/o adquirir -puesto que algunas son susceptibles de ser aprendidas.
un líder eficaz y exitoso posee tres tipos de recursos: soft power, hard power y Smart power materializados en seis habilidades:1) Inteligencia emotiva: esto es, capacidad de autocontrol, conocimiento de sus emociones, disciplina para autorregular sus emociones, empatía y habilidad para atraer a los otros. La inteligencia emotiva tiene dos componentes básicos: la capacidad de auto-control y la capacidad de establecer contactos con los otros (inteligencia social). La inteligencia emotiva le brinda al líder herramientas para gestionar su carisma y sus emociones y para adaptarse a los diferentes contextos de actuación. 2) Capacidad de comunicación: para ser percibido como líder hay que persuadir a la ciudadanía y para ello, es vital comunicar el mensaje eficazmente. La comunicación que inspira, persuade y recluta seguidora comprende elementos verbales y no verbales y hace uso de recursos simbólicos para establecer conexiones emocionales con los seguidores.
La capacidad de oratoria, aunque muy valiosa, no es asimilable a la capacidad comunicativa. La habilidad de comunicación implica que el político sea capaz de sintonizar con su auditorio, transmitiendo un mensaje que impacte y que sea comprensible. Los tecnicismos, las argumentaciones confusas y carentes de ejemplos o de elementos que los vinculen a la vida cotidiana de los ciudadanos no son buenos caminos para llegar a los destinatarios.
 La capacidad comunicativa es fundamental para que el líder persuada a los públicos cercanos y a los lejanos. Además, no hay que olvidar la relevancia de la credibilidad de la fuente en los procesos de comunicación exitosa. Capacidad de visión: el líder cuenta con la habilidad que le permite hacer un diagnóstico de la situación y formular una propuesta superadora, orientada a un futuro que supere las carencias y errores del presente. Esta visión, es motivadora para el resto y por eso cuenta con su adhesión, apoyo y colaboración. La visión enuncia tanto qué hacer como el modo de hacerlo.
 Los elementos racionales y emotivos forman parte de la visión. Los primeros sirven para testimoniar que la misma no es un proyecto irrealizable y los segundos para inspirar a la ciudadanía. La visión para ser eficaz debe ser atractiva no solamente para los seguidores –reales o potenciales- sino también para los stakeholders.
 Habilidad organizativa: un líder exitoso posee capacidad de gestionar, coordinar e integrar todos los recursos para la consecución de los objetivos planteados.
Esta habilidad de gestión alcanza a los flujos de información puesto que el líder necesita información veraz y confiable para la toma de decisiones.

Habilidad política maquiavélica: comprende la capacidad del líder para acumular capital político y para crear y mantener coaliciones vencedoras. la habilidad del líder para comprender un ambiente en permanente cambio, identificar las tendencias para ajustar a ellas sus tácticas y adecuar su estilo de liderazgo tanto al contexto como a las necesidades y demandas de los seguidores.
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. El Blog de Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com