Home » » JUSTINA REDUCINDO ACREDITA PRUEBAS LEGALES DE SU POSESIÓN DE UNA PARTE DE TLANECPAQUILA

JUSTINA REDUCINDO ACREDITA PRUEBAS LEGALES DE SU POSESIÓN DE UNA PARTE DE TLANECPAQUILA




Por Alberto Ortega.

Zongolica; Ver. - Sin presentar documentos oficiales que acrediten legalmente la posesión de la ex – hacienda de Tlanecpaquila, en cuyos trámites no aparece una supuesta sucesión testamentaria ni mucho menos la sección de inventarios y avalúos, Enrique Álvarez, pretende adueñarse a toda costa de este lugar, más por una situación de poder, ambición y egocentrismo.

Sin títulos de propiedad, Enrique Álvarez (aconsejado por su cuerpo de abogados), ha promovido juicios en los cuales las instituciones que imparten justicia en la entidad, le han concedido ciertos privilegios tales como entregarle órdenes de desalojo, cuyas diligencias no se han podido ejecutar, pues los habitantes siguen defendiendo su territorio.

La reconocida litigante Justina Reducindo Candanedo, quien de acuerdo a las inscripciones en el registro público de la propiedad, aparece como copropietaria de la ex – hacienda de Tlanecpaquila, dio a conocer que hace más de 20 días, fue citada a un juicio preparatorio en el cual pudo demostrar y acreditar sus derechos, con escrituras de todos sus herederos.

“Muchas personas pensaron que no me atrevería a estar presente en esta audiencia, pero mi vocación de servicio y mi creencia en la justicia, me hicieron asistir, comprobando legalmente mi inscripción en las escrituras. Lamentablemente, en muchas ocasiones, la gente no tiene malas intenciones, pero son manejadas por sus abogados quienes los alientan únicamente por ganar dinero, sin importarles la destrucción moral de las personas”.

Los dueños de este sitio, expuso la entrevistada, son Don Octavio Gómez Landero y dos de sus hermanos. Fue un proceso muy largo; la hacienda, se vio inmersa en muchos pleitos legales, empezando desde la expropiación de más de 80 hectáreas, siguiendo con la adjudicación en dos ocasiones del Estado, sacándola en remate y otorgándola a particulares mediante juicios laborales.

El 23 de noviembre de 1977, Pablo Rodríguez, obtuvo su escritura que está inscrita en el registro público de la propiedad el número 8 de la sección primera; este título, tiene anotaciones marginales, en las cuales todas las personas deben de reconocer a sus dueños; sin embargo, inexplicablemente, Enrique Álvarez, promovió un juicio de cancelación de los citados registros marginales.

Al fallecer, los hijos de Pablo, toman en su poder la hacienda (la cual producía alcohol), pero al irse a la Ciudad de México, se olvidan de pagar los impuestos y el Estado, se afianza los derechos de la misma el 11 de febrero de 1926 y la saca a remate, en cuya venta, los propios descendientes, reconocen su error y pagan la subasta y vuelven a recuperar su propiedad.

Al irse del municipio los herederos, nombran como administrador a Ramón Tepixtle, pero al no recibir su salario, demanda a la familia por incumplimiento de contrato y mediante un juicio laboral, obtiene los derechos de la hacienda el 3 de noviembre de 1948. Al morir, su esposa Carmen Ruíz, mediante un procedimiento desarrollado en el juzgado mixto de primera instancia, tramita la sucesión testamentaria y adquiere el título el 20 de julio de 1956, bajo el número 156 de la sección primera.

Al no saber administrar la propiedad y ante la falta de tributos, el Estado, nuevamente embarga la hacienda y la pone a remate; es ahí en donde Octavio Gómez, la compra y recibe su título el 12 de julio de 1979. El ser nieto de Pablo Rodríguez y en atención a su señora madre, quien puso como voluntad vivir sus últimos días en esa propiedad, le conceden la tercera parte de los derechos de la hacienda a Justina Reducindo, nombrándola representante de todas las posteriores situaciones notariales, pues fue quien les ayudó a tramitar sus escrituras.
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. El Blog de Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com