Home » , , » Homenaje a Javier Ortiz Aguilar a 75 años de vida

Homenaje a Javier Ortiz Aguilar a 75 años de vida


Homenaje a Javier Ortiz Aguilar a 75 años de vida, sus amigos en turno escriben

Ángel Rafael Martínez Alarcón

El pasado 18 de abril del año en curso de 2016, mi maestro y guía moral pero sobre todo mi amigo Javier Ortiz Aguilar, llegó a sus primeros 75 años de vida, sano y más brillante que nunca. Se estaba olvidando decir que también vecino del centro histórico de Xalapa, desde su llegada a Xalapa, sus señores padres le fincaron su residencia en la calle de Clavijero, juntito a la entrada de los camiones de los AU, y enfrente de la cantina de los Elizondo. Amén de la coeternidad de algunos antepasados míos, allá en Altotonga, Veracruz, la tierra del pichi (maíz de pozole, bañado con mole, y acompañado con carne de cerdo). El destino me encontró también en la fundación del Instituto de Intercambio cultural México- Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas “José Mancisidor” fundado en mayo de 1982, entre los fundadores: Carlo Antonio Castro Guevara, autor del trabajo etnográfico: Lupe la de Altotonga. Raymundo Aguas Franco, Miguel Andrade Huerta. Un servidor con apenas 16 años de edad, ya andaba en esas movidas de la promoción de la cultura, ahí tuve la gran oportunidad de conocer  a los docentes universitarios: Javier Ortiz Aguilar y Octavio García Mundo, quienes años más tarde fueron mis formadores en la Facultad de Historia de la Universidad Veracruzana, así como otros muchos docentes marcaron mi vida, y los senderos para recorrer el ejercicio del historiador.
Javier Ortiz Aguilar, como  Luis Miguel,  nació bajo el signo de Aries, en ese año tan caótico de 1941, en plena dictadura de José Stalin en la URSS, y los primeros años de la segunda guerra mundial, iniciada el primero de septiembre de 1939, el mundo se peleaba entre los aliados y  el eje. En ese diciembre de 1941, los japoneses con el ataque a Pearl Harbor, obligan al presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Franklin D. Roosevelt, a ingresar a la guerra mundial. En el país, gobernaba su casi paisano, don Manuel Ávila Camacho, hijo de la altotnguense de Eufrosina Camacho Bello de Ávila; eran los tiempos del gobernador Jorge Cerdán, que tres años más tarde fundara la Universidad Veracruzana, han pasado 75 años de la vida Javier Ortiz Aguilar, entre su amado terruño, la ciudad de México, y Xalapa, donde ha vivido la mayor parte de su vida.
Su alumno, y sobre todo su discípulo  Juan Francisco Gaspar Velasco, el presidente vitalicio con aires democráticos de la Republica Vulgaría, logró coordinar a 9 amigos cercanos de toda la vida de Ortiz Aguilar, yo seguramente  no fui invitado, por motivo de mi militancia a los postulados de Jean Maritian, José Vasconcelos y Manuel Gómez Morín, en el homenaje escrito a mi maestro y sobre amigo Javier Ortiz Aguilar. Tuve el honor de participar como ex alumno de Javier Ortiz Aguilar, en un homenaje organizado en el auditorio Jesús Morales, en la antigua Unidad de Humanidades, en donde pude dar mi testimonio, de la amistad que me han unido, mi amigo y maestro, y años más tarde colega de trabajo en la Universidad Pedagógica Nacional, unidad 301, con sede en Xalapa.
El gran acercamiento fue en las aulas de la facultad de Historia, donde impartió con toda la pasión la filosofía de la historia, donde día a día nos introducía al mundo de las ideas, pero sobre todo de problematizar la historia, le recuerdo con el gis en una mano y la otra un cigarro, para muchos de nosotros, era la oportunidad de ir descubriendo las otras maneras del pensar histórico  y sobre ir discutiendo el presente, mi generación estuvo marcada por la caída de los paragminas del marxismo, la llegada de la perestroika, glasnot, la caída del muro de Berlín, la desintegración del estado soviético, sino olvidar la falsa salinasstroika priísta. Fueron tardes de mucha discusión pero no mirando el pasado sino interrogando el futuro inmediato. Javier Ortiz Aguilar, el doctor del dialogo dialectico, siempre con una sonrisa a pie de sus labios, y sobre todo repensando el quehacer del historia, el aula se fue extendiendo a las mesas de café de la escuela, la ciudad, y siempre discutiendo sus nuevas lecturas. Aprovecho las presentes líneas para agradecerle que me haya distinguido con su amistad hasta el día de hoy, sigo aprendiendo de mi eterno maestro, que también me enseñara los caminos de la vida.
Durante su periodo como presidente de la Academia de la Educación, sección Veracruz me impulsó para escribir mis primeros artículos en la sección de la academia del Diario de Xalapa, todavía conservo la servilleta como me dio las indicaciones para elaborar mi colaboración, siempre impulsando a los alumnos para nuevo retos. Javier Ortiz Aguilar siempre amigo y maestro.
 El homenaje a sus primeros 75 años de vida de  Javier Ortiz Aguilar se concretizo con una publicación:  los amigos en turno de Javier Ortiz Aguilar. 2016. Foro Fiscal. Xalapa, 137 pp. Con las siguientes participaciones,  Reynaldo Ceballos Hernández, Aristotélico racional…Fernando Elías Boullosa, Tradición de Oralidad. Rosalinda Flores Navarro, Predicador del placer. Juan Francisco Gaspar Velazco, Mi tratado sobre el acto de preguntar y responder (Un reconocimiento a Javier Ortiz Aguilar).Lucio Gómez Pazos, Café con Javier Ortiz, ése árbol de palabras generoso.  Mario Alberto González Serrano, Desde Vulgaria.Mareza Hernández Sandoval, Mtro. Javier Ortiz Aguilar. Autor de mi formación, indirecta, en filosofía. Jesús Jiménez Castillo, Maestro de la amistad y amigo de los libros. Omar Piña, Optimista decepcionado a los paradigmas. Marcelo Ramírez Ramírez, Elogio de un amigo. Incluye tres artículos escritos de Javier Ortiz  sobre José Revueltas 1914-1976.


El libro empieza así:  El historiador, el maestro, el alburero. El camarada de Revueltas, el admirador de Vasconcelos,el autodidacta. El  conversador, el honesto, el hombre de las mil anécdotas. El cantinero, el abstemio, el existencialistas. El de las juventudes comunistas, el amante metafísico de Rosa Luxemburgo, de Simone de Beauvoir, de Hanna Arendt, de Helena Poniatowska y Niurka. El rebelde, el renacentista, el promotor del meta-discurso. El tomista, el agustino, el que reinterpreta a Maquiavelo. El hermeneuta, el peripatético, el alumno no examinado por Gaos, el necio, el que llevó a sus alumnos alos mítines en la ciudad de México en 1968, el anti-solemne. El jefazo, el desmadrozo, el intempestivo, el fenonólogo,el antropólogo, el detractor de la posmodernidad. El congruente, el que departió en compañía de Genaro Vázquez y Emilio Abreu Gómez, el iniciador al conocimiento. El filólogo, el moderno, el humanista zubiriano, el representante sindical, el historicista, el crítico mordaz. El disidente de la facultad de historia, el politólogo, el hombre de edad…el doctor honoris causas perdidas. El sabio de nuestros tiempos Sólo queda que usted estimado amigo lector pueda leer dicha obra.
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com