Home » » La enfermedad de Javier Duarte

La enfermedad de Javier Duarte

Entre lo utópico y lo verdadero
Por Claudia Guerrero Martínez
La depresión es considerada una  enfermedad o trastorno mental caracterizado por  profunda tristeza, decaimiento anímico, baja autoestima, pérdida de interés por todo y disminución de las funciones psíquicas... El adelgazamiento intempestivo del que dice gobernar Javier Duarte de Ochoa ha creado suspicacias y  hasta rumores de  su salud física y hasta se cuestiona su capacidad para seguir en el cargo...

Colaboradores cercanos, cercanísimos  al Gobernador de Veracruz, aseguran que Javier Duarte comía un sinfín de chatarra,  dulces y cereales altos en azúcares como los Choco Krispis, entre otros,  ingeridos por ansiedad y manteniendo una vida sedentaria, sin olvidar el consumo de alcohol,  pastillas para dormir y  analgésicos... Esto provocó  un severo cuadro de obesidad, repercutiendo en  altos niveles de glucosa, colesterol, triglicéridos, ácido úrico y presión alta. Javier Duarte estaba gordo y eso ayudó en gran parte, a motivar varias  campañas de memes, burlas apodos y hasta comparaciones con  animales de corral,  como los cerdos o marranos...

Hay tres versiones  oficiales del adelgazamiento de Duarte de Ochoa: La primera, que hace cuatro meses, Javier Duarte tuvo problemas  de salud y  los niveles en su cuerpo estaban  hasta las nubes, acudiendo a un nutriólogo, para someterlo a un régimen estricto  para adelgazar y hasta hoy ha perdido 30 kilos... Se limita a comer ensaladas,  sal de mar, entre otros requerimientos...Durante esos meses, Duarte experimentó alto grado de molestia, enojo, cambios de humor y sus colaboradores tuvieron que soportar   las constantes rabietas del Niño de la Fidelidad...

La segunda, según una conocida diputada local y amiga cercana a Javier Duarte y Karime Macías, asegura que  hace tres meses, el todavía Gobernador de Veracruz se había realizado el bypass gástrico, mejor conocido como grapado de estómago.  Esta  una cirugía riesgosa, si no se lleva bajo prescripción médica, en el  antes, durante y después de la operación, pues es necesaria la terapia psicológica y hasta psiquiátrica. Evitar los dulces y azúcares, sin olvidar que de no seguir con  los consejos y ordenamientos médicos, puede causar una descompensación severa, anemia, osteoporosis y hasta la muerte...

La tercera y más creíble, es la descrita líneas arriba, que es la depresión... Hemos conocido casos de personas que no salen de una profunda depresión y toman la determinación de evadir y negar  su realidad, ante severos problemas financieros, sentimentales, de salud y el peor, la situación legal...

En el caso de Duarte de Ochoa, desde el inicio de su administración, censuraba a todo aquel que lo criticara o estuviese en contra de su gestión gubernamental, intensificándose esta actitud  al inicio de la pasada campaña electoral, cuando se dio cuenta que su poder se estaban acabando...  Observamos arranques de ira, desplantes, declaraciones absurdas y hasta  estados de ánimo reflejados en tuits publicados en las  redes sociales. Y  nos dimos cuenta que Duarte tenía problemas...

Hoy, su adelgazamiento obedece a una serie de problemas de salud y una grave depresión, gracias a su miedo de que lo metan a la cárcel. Y esto se incrementó, al ganar Miguel Ángel Yunes Linares la Gubernatura de Veracruz y es quien ha prometido y se ha comprometido con los veracruzanos de que habrá cárcel para estos pillos y además,  ellos deberán devolver lo robado....

Hay que reconocer,   no toda la culpa es de Javier  Duarte. El aún Gobernador, a nuestro pesar,   nombró a un Secretario de Seguridad Pública, como fue el caso de Arturo Bermúdez Zurita, quien se limitó a  coludirse y proteger a células delincuenciales y el crimen organizado. A nombrar desleales servidores públicos  como Juan Antonio Nemi Dib, quien desvió recursos federales para su propio beneficio, empobreciendo los Servicios de Salud de Veracruz y apoyando a empresarios corruptos,  fomentando empresas fantasmas, sin olvidar permitir el saqueo en SESVER  perpetrado  por su staff de pillos, mismos, se los llevó al Consejo Estatal de Seguridad Pública... Y este pillo, sigue como funcionario estatal, sin saber qué sabe Nemi Dib a Javier Duarte, para justificar su aún permanencia en esta terrible administración.

Uno más es Gabriel Deantes Ramos, quien ahora pretenden imponerlo como Consejero en el IVAI, cuando la normatividad  que rige este órgano de transparencia se lo impide, con base al decreto firmado por Javier Duarte de Ochoa, publicado en la Gaceta Oficial con la liga: http://www.ivai.org.mx/wp-content/uploads/GOE_Ext_176_8-05-2013.pdf y dicta: “Para ser Consejero del Instituto, se requiere: IV. Gozar de buena reputación, prestigio profesional y contar preferentemente con experiencia en el servicio público;  VIII. No haber ocupado ninguno de los tres niveles en la jerarquía administrativa de los Poderes del Estado, organismos autónomos y Ayuntamientos, cuando menos 3 años antes al día de su designación”... Como vemos, tan solo  dos puntos impiden a Gabriel Deantes aspirar al cargo...

Unos más,  son la infinidad de Secretarios de Finanzas y Planeación, Tesoreros y Subsecretarios de Finanzas, los cuales, hemos perdido la cuenta si son siete u ocho titulares de despacho en esta administración duartista y todos, obedecieron a la orden de robar, desviar recursos y enriquecerse con dinero de los veracruzanos. No hay uno sólo que podamos decir haber sido honrado o quiso hacer algo en beneficio del Estado y como dato curioso, el único quien renunció por no poder seguir al cargo, fue Fernando Charleston  Hernández, quien sufre desde su infancia de epilepsia y por la presión en el cargo en SEFIPLAN tuvo que presentar su renuncia irrevocable por motivos de salud.

Y qué me dicen de los Voceros-vociferantes  Gina Domínguez Colío y Alberto Silva Ramos, quienes han sido Coordinadores Generales de In-comunicación Social del Estado. La primera, una ladrona del erario público quien se dedicó a robar en esa dependencia, sin olvidar desviar recursos estatales y en campañas electorales para beneficio personal. Una pobretona y gris reportera del periódico Milenio El Portal durante la administración del protector de narcos Miguel Alemán Velasco...

Sorpresivamente,  Gina Domínguez, quien en sus artículos periodísticos llamaba “nauyaca”  a  Fidel Herrera, como lo describe puntualmente el periodista Mussio Cárdenas, en su columna Informe Rojo, titulada “Fidel y el amado verbo” publicada  el 13 de noviembre del 2009, en la cual afirma: “Gina Domínguez, operadora de prensa del diputado Javier Duarte, se irrita cuando a su jefe se le describe con algún apodo o con algún alias. Reclama y hasta pierde el glamur. Olvida Miss Quintana Roo cuando ella solía llamar “nauyaca” en sus columnas periodísticas al gobernador Fidel Herrera Beltrán, entonces candidato priísta, en el 2004. ¿De veras no lo recuerdas, Gina?”... Al inicio de la administración fidelista, Domínguez Colío se integra al Gabinete y se convierte en prestanombres de Rosa Borunda de Herrera... Hoy,  es dueña de varios medios de comunicación, estaciones de radio, restaurantes y cafeterías, mansiones, autos de lujo y hasta le roban más de 25 millones de pesos en efectivo en sus cajas fuertes dentro de su domicilio particular...

Alberto Silva Ramos, un loco y volátil con poder, quien no sabe que este poder es para servir y no para servirse. Es uno de los pocos “aliados” de Javier Duarte y el artífice de la guerra sucia en campañas políticas,  pagando millones de pesos, dinero de los veracruzanos,  para mantener  promoción de lodo en contra de quienes critican e incomodan  a él y a su amigo Javier, a quien lo manipula  alentándolo a realizar diatriba,  abuso de poder  como Gobernador de Veracruz y lo incita a hacer declaraciones absurdas, colocando a Javier Duarte de Ochoa como un enfermo mental... En pocas palabras,  Beto Silva traiciona y utiliza a Javier Duarte para sus intereses futuros...

La era de Los Niños de la Fidelidad tiende a desaparecer y estos, pretenden incrustarse en el PRI Estatal, Congreso de Veracruz y  Poder Judicial  para continuar en la ubre gubernamental... Y todos, sin equivocarnos, ven a Javier Duarte como el gran perdedor de lo que ocurre en Veracruz, deslindándose del antes  poderoso Gobernador del Estado y actualmente, sea convertido en la figura más odiada por los veracruzanos. Todo lo que huela a Javier Duarte es rechazado...

Por último, creemos más en la versión de depresión profunda que sufre Javier Duarte, provocando su adelgazamiento intempestivo. Los vicios como el alcohol, las pastillas para dormir y su vida sedentaria, aunado con la comida como compañía,  le cobraron facturas, sin olvidar su enorme  miedo de ser pupilo del penal de Pacho Viejo...Es visible su semblante enfermo y  amarillo... Peor, cuando lo señalan con justa razón, de ser el culpable de la derrota del PRI en Veracruz, ya que él mismo, operó a favor de MORENA, por un pacto  de impunidad que realizaría con Andrés Manuel López Obrador, para proteger y no encarcelar, a Javier Duarte y sus secuaces... Ahora, Javi Du está con un pie en la cárcel y muchos aseguran que esto no sucederá... Lo que no toman en cuenta, es que Miguel Ángel Yunes Linares y su equipo de investigación fue documentando todas las anomalías, desvíos de recursos estatales, falta de pago de impuestos federales y hasta su enriquecimiento inexplicable... Y rematamos el final preguntando: ¿Han notado, inteligentes lectoras y lectores que en la lista de  ex y funcionarios estatales llamados a declarar ante la PGR, no están los nombres de Érick Lagos Hernández y Jorge Carvallo Delfín? Es pregunta o se visualiza una traición evidente...

Notita 1: Alguien me dijo: Cuida lo que dices y a quién se lo dices... En el periodismo y en la política, hay que aplicarlo y no confiar en nadie...

Dudas y comentarios: claudiaguerreromtz@gmail.com
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com