Home » » El Baldón: ¿Ya te enteraste?

El Baldón: ¿Ya te enteraste?


Por José Miguel Cobián

    Así comenzó mi miércoles. Un amigo de la cdmx me escribe comentando el presunto desaguisado que tuvo el gobernador de Veracruz en los Pinos, dónde presuntamente no lo dejaron hablar con nadie.  Mi amigo que por cierto es veracruzanos, me dice que está seguro de que eso pasó, cuando yo le pregunto si le consta.  Siempre he dudado de muchas de las noticias que se publican porque no hay garantía de que sea verdad o sólo un distractor (la famosa caja china) o un ataque político, como el que apenas se dio cuando Edgar Hernández escribió –sin pruebas- que la PGR había cateado la casa del gobernador electo de Veracruz, columna de la cual se retractó al día siguiente pidiendo disculpas, y eso porque se trataba de Miguel Ángel Yunes, si se hubiera tratado de un cualquiera, seguramente no lo hubiera hecho.   No tengo duda –le decía a mi amigo-, de que el caso Veracruz va a crecer conforme pasen los días, y se acerque el cambio de gobierno. Pero eso no significa que México haya cambiado y que se combata la corrupción en el país, más bien, es un sacrificio en el altar del pueblo. Y sobre todo, si no logran evitar que Miguel Ángel asuma el poder, no le van a dejar la posibilidad de ser él quien realice el sacrificio mayor, el gobierno federal y el PRI se le van a adelantar, para tener ellos el mérito.

     Esta platica me hizo reflexionar sobre mucho de lo que esta pasando y se dice a nivel nacional.   Mis conclusiones van desde que todo es una gran simulación para que todo aparentemente cambie y siga igual.   El asunto es claro, mientras en el norte el PAN está sufriendo por su ex gobernador de Sonora, el señor Padrés, ese que se hizo una presa en su terrenito desértico, en el sureste, Duarte es el dolor de cabeza del PRI, pues tanto lo exhibieron que ahora se convirtió en un grave problema de imagen.

     Pero, si fuéramos realistas, que pasa con todos los gobernadores anteriores del PRI, del PAN, del PRD, que salieron riquísimos de sus encargos.  Por mencionar algunos casos conocidos allí están los apellidos Moreira, Medina, etc.    Se han conocido corruptelas también de gobernadores en funciones, pero si convienen al sistema, esos gobernadores son protegidos y la auditoría superior de la federación mira de lado.  O mejor aún, saben hacer las cosas, y no hay evidencia, salvo la percepción ciudadana. Lo cual los libra de la supuesta y pretendida y sobre todo FINGIDA lucha contra la corrupción.

     Hoy sabemos que hubo empresas fantasma en Veracruz que facturaron miles de millones de pesos al gobierno del estado.   Esa misma práctica se aplica en el resto de los gobiernos estatales y en la federación.   Hoy el SAT dice que va contra los accionistas.   Salvo cuando el fraude es muy burdo y son accionistas conocidos y reconocidos, generalmente se da de alta a algún campesino humilde, de esos que no saben leer ni escribir como socio de la empresa, y como su representante legal.  Ellos son los socios que seguramente encontrará el SAT y a quienes les va a aplicar todo el peso de la ley. Mientras que los verdaderos culpables seguirán riendo y gozando de la vida.   Pero sólo investigan esas empresas fantasma en Veracruz. ¿Y el resto de los estados que?  Queremos que se investiguen en todos lados.

     En Veracruz todo parece indicar que llegará un gobernado panista. Yo quisiera preguntarle si va a perseguir con el mismo ímpetu a los ex funcionarios de gobierno del estado y también a los funcionarios municipales panistas que han defraudado a sus conciudadanos.    La respuesta es la misma que en la federación, se revisará y se vigilará al que se porte mal con el sistema, al que sea demasiado burdo en sus trapacerías, al que la población exija que sea sacrificado en el altar de la lucha anticorrupción.   Así se podrá continuar con el ciclo de apropiarse de los recursos públicos en beneficio del poderoso en turno y al mismo tiempo fingir que en México las cosas están cambiando.

     La opinión pública veracruzana ya juzgó al gobierno saliente.   Y el juicio es condenatorio.  ¿Habrá tiempo en dos años de realizar todas las auditorías, revisiones, pesquisas, iniciar querellas, llevar a cabo la exhibición de pruebas, consignar ante un juez y luego lograr una sentencia condenatoria? ¿Y luego?

     Todo apunta a que si hoy fueran las elecciones del 2018 habría alternancia una vez más.   ¿Llegará AMLO a la presidencia? ¿Regresará el PAN? ¿Con quien?.   Margarita ya fue primera dama y la experiencia es que durante el calderonato hubo corrupción, aunque no tan marcada ni tan descarada como durante el peñato.   ¿queremos más de lo mismo los mexicanos?  Y con AMLO también vimos opacidad y corrupción aunque más discreta aún, con un mejor control de daños.  ¿Eso queremos? ¿De los males el menor?

     ¿Qué quiere el mexicano?  Todos los mexicanos sabemos que los partidos políticos representan a la partidocracia que tiene hundida a la nación en un saqueo interminable e infinito.  Sin embargo, cuando hay elecciones, nos sale el amor a la camiseta.  Yo soy panista, yo soy priísta, es un honor estar con obrador, yo soy de izquierda progresista.  Es decir, no buscamos a los mejores hombres y mujeres, anteponemos nuestros propios intereses, a los de la nación.  Estamos orgullosos de que gane ¨nuestro¨ candidato, sin importar si es un delincuente reconocido, o un delincuente a conocer.  Sin preocuparnos de su capacidad o preparación.  ¨Ganamos¨ es el grito de alegría.   Y si es para puesto ejecutivo, ganamos trabajos, ganamos negocios, ganamos someternos a la voluntad de aquél por quien buscamos el triunfo, para obtener beneficios personales, y no para beneficiar a México.

     A nivel local se percibe muy claro. Los que están a favor del alcalde en turno no le miran un solo defecto. Los que están en contra no le ven ni una sola cualidad.  Eso demuestra que tienen intereses personales.   Yo por eso desconfío de quien opina y señala a los demás, pero jamás critica la ubre a la cual esta pegado.   Y no se trata solo de empleados ya sea de angora o comunes, también de organizaciones empresariales que se tienden al piso a cambio de unas cuantas monedas del recurso público.  Los sindicatos y agrupaciones sociales. 

     México definitivamente tiene el gobierno que se merece, pues es el que los mexicanos buscamos en cada elección.   Corruptos son el 99.9% los gobernadores, alcaldes, ediles, etc.  Pero seguimos votando por el mismo partido, por el mismo grupo de personas.  Y en los pueblos y lugares más alejados, en las propias colonias es lo mismo.  Votamos por quien nos conviene a título personal.  Voto por tal color, porque así quedo bien con fulano, que el día de mañana en algo me puede ayudar.   La moral, la ética ciudadana, en este país son un árbol que da moras y una materia ya olvidada en la escuela.

     Lo grave es que una vez que elegimos a un gobernante, nos pasamos todo su período administrativo denostándolo, gritando que es un corrupto, un ladrón, un flojo, un borracho (recordemos a Calderón), un idiota (recordemos a Fox y Peña), etc.  Pero en la siguiente elección volvemos a votar no por el mejor sino por quien nos conviene.

     Y como los independientes no nos dan suficiente certeza de beneficios a futuro, resulta muy raro votar por un independiente, salvo cuando representa intereses claros de un grupo fuerte, que lo respalda con todo, aunque una vez en el poder, una vez más demuestre que es  mediocre, como el resto de la inepto-clepto-cracia que nos gobierna.    Y si, estoy pensando en el Bronco en Nuevo León.

     Pero resulta que los miembros de la inepto-clepto-cracia que nos gobierna salen del pueblo de México.  Ese supuesto pueblo bueno, que a la primera oportunidad, también se corrompe, roba, saquea, abusa…   ¿De dónde va a sacar México buenos gobernantes?  Si en general no tenemos una verdadera ética ciudadana y un verdadero amor por la Patria.   Si permitimos corruptelas sin denunciarlas y ni siquiera los partidos de oposición las denuncian sistemáticamente, sólo algunas y siempre para sacar beneficio político, no para beneficiar a México.

     Todas estas reflexiones surgen a partir de un chisme político viejo…  Y las comparto contigo, con toda la desesperanza de saber que nada va a cambiar, porque los mexicanos en realidad y en el fondo de nuestro corazón lo único que queremos es que cambie el partido en el poder, a ver si con el nuevo nos va mejor a nivel personal, pero jamás a nivel de sociedad.   No acabamos de entender que si nos va mejor a todos, nos va a ir mejor a cada uno de nosotros.  Y así, seguimos jodiendo al prójimo en lo que podemos.  El término gandalla nació en México por obvias razones.


www.josecobian.blogspot.com        Elbaldondecobian@gmail.com        @jmcmex 
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com