Home » » Triunfa una vez más en la concordia Pablo Hermoso de Mendoza

Triunfa una vez más en la concordia Pablo Hermoso de Mendoza


Triunfa una vez más en la concordia Pablo Hermoso de  Mendoza al cortar 4 orejas y un rabo.
Por: Hugo Sánchez Márquez

Orizaba Ver.-  El mejor rejoneador del mundo, Pablo Hermoso de Mendoza dejo ver  rejoneo de gran categoría  y consiguió un rabo y cuatro orejas volviendo asi  al coso de la avenida colon, plaza  donde cayó de pie Luis Pimentel originario de Tlaxcala, el cual mostro mucho valor y se llevo un apéndice.
Al orgullo de Marialba, le correspondieron los astados de la ganadería de  de Bernaldo de Quirós. Con su primer burel, de nombre  “Bésame Mucho”, Hermoso de Mendoza, como siempre salió muy acertado, toreó a la grupa, de cerca  a redondel, realizo vueltas y puso  quieto al toro.
Se presentaron los Forcados de Querétaro y una vez más lucio  con las cortas, rejón de muerte bien acertado fulminándolo, suficiente para que  el juez de plaza Alberto Vásquez, lo premiara con dos orejas.
En su segundo turno nombrado, San Valentín, el Navarro hizo rejoneo de categoría con  alta escuela  y estuvo muy atinado. Se pulió  con las cortas, una rosa encajada  al segundo turno  y otra vez fue mortal con el rejón de muerte. Pablo ofreció clases  en vivo a los rejoneadores Mexicanos Horacio Casa y Luis Pimentel.
Ante la algarabía de la fanaticada  y sin pensarlo mucho, el juez otorga dos  orejas más, y al sentir la presión del respetable también le otorga el rabo. Al tiempo que una parte del graderío comenzó la rechifla por sentir que la autoridad se voló la barda con ese premio.
En tanto que, Luis Pimentel demostró ser valiente. A él y a Horacio Casas les tocaron  toros  de Puerta Grande, el primero de nombrado  “Barrañón” (en honor al gran conocedor Taurino  Juan José Barrañón (Q.E.P.D.) Con él se dejó sentir a la grupa, creando  sensaciones con peligrosas y ajustadas piruetas. Muy atractivas y riesgosas. Participaciones  de los Forcados Querétaronos y en el último tercio, se equivoco  con el rejón de muerte, el toro escupió al primer intento pero el segundo fue muy certero, consiguiendo asi su primer oreja.
Posteriormente, con  “Cupido”, se vio todavía más atrevido y mucho más suelto, con gran  confianza y contagió alegría. Puso  al violín, fue preciso con las cortas errando  a la hora del acero de muerte. Otra vez, Alberto Vázquez cedió al reclamo del público y le concedió un apéndice.

Al término de la corrida,  Luis Pimentel señalo que en ocasiones arriesga  de más a sus equinos, algo que disfruta mucho por tratarse de implantar su propia forma de Rejonear.
Comparte esta nota :
 
Copyright © 2011. El Blog de Las Altas Montañas
Periodismo Independiente de la Región de Las Altas Montañas Veracruz
Pagina Web Diseñada por: Lachito.com